INFORMES y CITAS: 5397 4980  |  044 55 5106 0917
Huesline Huesline Facebbok  Huesline Twitter
<< Regresar a SUPLEMENTOS

CLORURO DE MAGNESIO

Cloruro de Magnesio

Un remedio increíble para un mal incurable. 

Los problemas de la columna vertebral, nervio ciático, descalcificación, etc. Tienen ahora la cura perfecta, sin dolor, fácil y barato, y al mismo tiempo, cura las enfermedades por falta de magnesio en la alimentación, inclusive cura la artritis.

El magnesio es un alimento sin ninguna contraindicación y compatible con cualquier medicamento simultáneo. Tomar magnesio para una enfermedad determinada, equivale a reorganizar todo el organismo, consiguiendo de esta forma una cura integral. CASOS APLICABLES: columna, nervio ciático, calcificación, descalcificación, sordera, artritis, etc. ARTRITIS: el ácido úrico se deposita en las articulaciones del cuerpo especialmente en los dedos que se hinchan es porque los riñones están fallando por falta de magnesio (revisar los riñones, por si acaso existen problemas mayores).

PARTE CIENTÍFICA ACTUALIZADA

1.- Conviene preparar la solución y guardarla en el refrigerador para evitar que se contamine con bacterias. Puede utilizarse botellas de PET, las de refresco o de agua embotellada.

2.- Cuando se prepara la solución, la dosis es una copita tequilera o unos 40 mililitros que equivale a 1.33 gr. de cloruro de magnesio o a 160 miligramos de magnesio por dosis. Cuando se dispone de tabletas, la dosis es de 2 tabletas de 700 mg.

3.- Los alimentos contienen cada vez menos cantidad de magnesio y su deficiencia en el organismo causa muchas enfermedades, como cáncer, artritis, osteoporosis, reumatismo, cansancio, depresión, infartos y otros.

4.- Existen cientos de artículos científicos sobre estudios de aplicaciones del clorumag en todo el mundo, científicamente comprobado en enfermos de clínicas y hospitales.

Encontramos un reporte científico de la "U.S. National Academy of Sciences" oct. 4, 1999 USA donde hacen una revisión de 200 investigaciones acerca del clorumag en 9 países, encontrando artículos sobre aplicaciones y evidencias científicas de que el clorumag mejora o alivia los siguientes padecimientos; envejecimiento (las personas llegan a la ancianidad jóvenes, con la mente clara, con vigor y energía), Alzheimer, agresividad, arritmia, asma, cáncer, parálisis cerebral, fatiga, crónica, diabetes, enfermedades del corazón, hipertensión, cálculos renales, menopausia, migraña, esclerosis, síndrome premenstrual, desordenes psiquiátricos, artritis reumatoide, mejoría de deportistas, estrés, calcificaciones de lugares indebidos, próstata, control de peso, estreñimiento y otras.

5.- Existen más de 1000 investigaciones clínicocientíficas acerca de la aplicación del clorumag en todo el mundo, la información está disponible para los doctores o para el público en general en nuestro laboratorio de investigación.

6.- Los médicos de otros países recetan el clorumag para muchos padecimientos pero en México aún se desconoce, aunque ya algunos médicos empiezan a recetario.

7.- Muchas personas se han aliviado con clorumag de varias enfermedades, hemos visto casos sorprendentes de curación, aún de familiares nuestros y personalmente he mejorado mi salud y rendimiento, en comparación a cuando no lo tomaba. Generalmente las personas que lo prueban, mejoran grandemente su salud y entonces hasta lo regalan a sus amigos o familiares.

8.- Usted también puede mejorar su salud tomando clorumag, no arriesga nada, no pierda la oportunidad de aliviarse, y con poco dinero.

Artículo del Padre J. Chorr. Del colegio Catarinense, Prof. de Física, Química y Biología.

Los problemas de la columna vertebral nervio ciático, descalcificación, etc. Tienen ahora la cura perfecta, sin dolor, fácil y barato, y al mismo tiempo, cura las enfermedades por falta de magnesio en la alimentación, inclusive cura la artritis.

Modo de preparar: disolver en una jarra 100 gramos de cloruro de magnesio en tres litros de agua hervida, fría.

Dosis recomendada: una copita de acuerdo a las necesidades. (Ya existen tabletas, 2 tabletas equivalen a una dosis o una copita).

Un ejemplo: Estando casi paralítico, 10 años antes de comenzar el tratamiento ya contaba con 61 años de edad, sentía punzadas agudas en la región lumbar (en la columna vertebral) los médicos me afirmaban que mi mal era incurable, al levantarme de la cama, cada mañana sentía un fuerte dolor en la columna, los médicos decían que era causado por el nervio ciático que presionaba la tercera vértebra, este dolor se hacía sentir también cuando estaba parado, razón por la que tuve que trabajar la mayor parte del tiempo sentado.

Hubo un año en que todo hacia sentado, menos la misa. Era un tormento y tenía que suspender mis viajes a causa del dolor. Después de algún tiempo, casi medio año, esperaba encontrar mejoría.

Durante un verano muy seco, empeoré más. Comencé entonces inclusive a decir misa sentado.

Entonces volví a la ciudad de Flonanápolis, en Brasil, buscando un especialista que me atendiera, tomando nuevas radiografías. Ahora ya no era una sola vértebra, sino que eran ya varias vértebras descalcificadas.

Nada era posible hacer, las diez aplicaciones de onda corta en la columna no detuvieron el dolor. El dolor  era tan intenso que ni siquiera podía dormir acostado, quedando sentado en la cama hasta casi caer de sueño, cuando descubrí que podía dormir enrollado en la cama en posición fetal, so'1o así dio resultado.

Así desengañado por los doctores apelé a Dios. ¿Estás viendo  a  tu  criatura?,  No  te  cuesta  nada darme una solución .

Casualmente fui a un encuentro Jesuítico en Puerto Alegre y el Padre Juárez me contó que era fácil la cura de mi problema con Cloruro de magnesio. Y me mostró escrito en un libro del Padre Puig, Jesuita  Español, que lo había  descubierto curando a su madre, que en  esa época se encontraba en estado avanzado de descalcificación. Y en broma me dijo: Tomándote esta sal (cloruro de magnesio) sólo vas a morir si te das un tiro en la cabeza o por algún otro accidente.

Comencé a tomar una copita por la mañana y otra por la noche, así mismo continué durmiendo en la cama, como a los 20 días desperté estirado en la cama sin sentir dolor, pero sí sentía dolor al caminar. Pasaron 40 días, cuando finalmente  me levanté extrañado. ¡Será que ya estoy curado! Ya no sentía nada de dolor y hasta conseguí dar un paseo por la ciudad, recordando los 10 años pasados cargando con aquel tremendo dolor.

Después  de otros 10 días, caminé el día entero, sintiendo un pequeño malestar, a los 60 días  de estar, tomando la  misma  dosis,  la  pierna adolorida, estaba igual o mejor que la otra. A los 3 meses sentí aparecer la flexibilidad, a los 10 meses conseguí doblarme como un deportista.

El  magnesio  arranca  el  calcio  calcificado  en  los lugares indebidos  y  los  coloca  solamente  en  los huesos, y más aún consigue normalizar la corriente sanguínea estabilizando la presión. El  sistema nervioso queda totalmente calmo, sintiendo mayor lucidez.

Las frecuentes punzadas en el hígado desaparecieron, la próstata que habían dicho los médicos debía ser operada en la primera oportunidad, ya no me incomodaba. Pero el efecto más  importante,  al  punto que muchas personas me preguntaba, ¿Qué está pasando contigo?  ¡Estas más joven!, Y yo contesto, es verdad, me retornó la alegría de vivir, por eso me siento obligado a repartir esta solución que me vino de Dios.

Centenas de personas se han curado de más de estos males de columna, de artritis, de los nervios, etc. Así, manda copias de este artículo a otras personas que lo puedan necesitar.


Importancia del cloruro de magnesio: el magnesio produce equilibrio mineral, reanima los órganos de las funciones vitales (glándulas), activa los riñones para eliminar el ácido úrico; en la artritis, descalcifica hasta la membrana de las articulaciones y ataca la esclerosis calcificada para evitar infartos, purificando la sangre, vitaliza el cerebro, devuelve y conserva la juventud hasta la edad  avanzada.

El magnesio es de todos los minerales, el más indispensable, especialmente después de los 40 años cuando el organismo comienza a absorber cada vez menos magnesio de la alimentación, provocando la vejez y enfermedades, por eso debe ser tornado de acuerdo con la edad.

De los 40 a los 55 años: media  dosis. (ó 1 tableta)         
De los 55 a los 70 años: una dosis por la mañana (2 tab.)
De los 70 años en adelante: una dosis (o 2 tabletas) por la mañana. Y otra por la noche (o 2 tabletas)

Atención:
para las personas que viven en la ciudad, con alimentación de baja calidad, con productos enlatados y abundantes químicos, deben consumir un poco más (doble dosis). Para las personas del campo la dosis es menor.

El  magnesio   no  crea   hábito  pero  al  dejar  de consumirlo, pierde uno su protección. Una persona no conseguirá escapar de todos los males simplemente por tomar magnesio, pero el estarlo consumiendo hará que todo sea más saludable. El magnesio no es remedio, lo que sí es un alimento sin ninguna contraindicación  y compatible  con  cualquier  medicamento simultáneo.

Tomar magnesio para una enfermedad determinada, equivale a reorganizar todo el organismo, consiguiendo de esta forma una cura integral.

Casos   aplicables: columna,   nervio ciático, calcificación, descalcificación, sordera, artritis, etc.

Artritis: el ácido úrico se deposita en las articulaciones del cuerpo especialmente en los dedos, que se hinchan, es porque los riñones están fallando por falta de magnesio (revisar los riñones, por si acaso existen problemas mayores). Dosis: una copita por la mañana y  otra por la noche. Después de curado continuar con la dosis preventiva  (una copita por la mañana).

Próstata: un anciano ya no conseguía orinar, en la víspera de la operación, le dieron 3 copitas e inmediatamente comenzó la mejoría, después de una semana estaba totalmente curado, sin necesidad de cirugía. Hay casos en que la próstata vuelve a su total normalidad. Dosis: dos copitas por la mañana, dos por la tarde y dos por la noche. Al conseguir mejoría, tomar sólo la dosis preventiva.

Achaques de la vejez: Rigidez, calambres, temblorina, arterias duras, pérdida  de la memoria y falta de la actividad  mental. Dosis: una copita por la mañana, una por la tarde y otra por  la noche.

Cáncer: Todos tenernos cáncer en grado moderado: consiste en algunas células mal formadas por causa de algunas sustancias o por presencia de partículas tóxicas, estas células no se armonizan con las células sanas, pero no son dañinas, sólo hasta cierta cantidad. El magnesio consigue combatir  las células cancerosas vitalizando las células sanas, cuando el cáncer se va extendiendo, lentamente, no causa dolor que nos ponga alerta, hasta que aparece el cáncer, cuando la enfermedad está avanzada.  El magnesio apenas puede frenar un poco el avance del cáncer, pero ya no cura. El magnesio es un eficaz preventivo contra el cáncer de las mamas y de la matriz, así como de la próstata.


 

CASO DE ÉXITO: "Yo me curé con Cloruro de Magnesio"

La razón de esta salud en comparación a otros pueblos es que el limo del río Nilo es abundante en magnesio, y el suelo Egipcio es hasta diez veces más rico en magnesio que los de otros países, tanto vegetales y agua contienen más magnesio y por si fuera poco; comían más verduras y harinas integrales que les aseguraban un aporte diario de unos 1200 mg de magnesio.

Enfermedades que se ha demostrado que pueden ser curadas con cloruro de Magnesio

  • Enfermedades de circulación sanguínea
    • Angina
    • Arteriosclerosis
    • Presión de la sangre y colesterol alto
    • Infartos del corazón
    • Hipertensión
    • Ataques
    • Taquicardia (pulso rápido)
    • Trombosis.
  • Enfermedades del sistema digestivo
    • Cólico
    • Constipación
    • Diarrea crónica
    • Mala absorción
    • Pancreatitis (inflamación del páncreas)

 

  • Enfermedades musculares
    • Dolor de espalda
    • Excitabilidad excesiva (sobresaltos)
    • TICS (rápido movimiento de ojos)
    • Espasmos
    • Músculos tensos o apretados
    • Punzadas
    • Temblores.
  •  Enfermedades del sistema nervioso
    • Apatía
    • Confusión
    • Depresión
    • Desorientación
    • Epilepsia
    • Alucinación
    • Irritabilidad, enfermedades mentales
    • Esclerosis múltiple
    • Nerviosismo
    • Neuritis
    • Paranoia
    • Enfermedad de Parkinson
    • Pérdida de la memoria
    • Senilidad

 

  • Enfermedades generales
    • Alcoholismo
    • Artritis
    • Olores del cuerpo
    • Huesos rotos
    • Calcificación en algún órgano
    • Diabetes
    • Eclampsia
    • Dolores de cabeza
    • Infecciones
    • Inflamaciones
    • Cirrosis hepática
    • Eritemas de la piel
    • Migrañas
    • Envejecimiento prematuro
    • Achaques de la vejez
    • Problemas de próstata
    • Raquitismo
    • Rigidez mental y física
    • Arrugas y asperezas
    • Formación de piedras o cálculos de vejiga, vesícula Biliar y riñones y tiroides sobre activa.